EL PAIS NEWSPAPER: UNA PALESTINA ATERRIZÓ EN TACUAREMBÓ

SE CRIÓ EN BELÉN, FUE A LA UNIVERSIDAD EN ESTADOS UNIDOS Y AHORA SE ENCUENTRA EN URUGUAY PARA APRENDER UN MODELO QUE AYUDARÁ A SU GENTE A RESISTIR EN FORMA PACÍFICA. VIVIEN SANSOUR DIO SU VISIÓN DEL CONFLICTO EN SUS TIERRAS
UNA PALESTINA ATERRIZÓ EN TACUAREMBÓ

http://www.elpais.com.uy/Suple/DS/05/10/30/sds_182212.asp

GABRIELA VAZ

Le sorprende que los uruguayos coman tanta carne, pero al mismo tiempo no imaginaba encontrarse con tanta pobreza en el país. Pensaba toparse con un calco de Argentina, y dice que, aunque ambos estén más “europeizados” que el resto de América Latina, aquí las personas son “más humildes”. Con 27 años, Vivien Sansour llegó a un lugar que no conocía, para aprender un modelo de agricultura comunitaria que pueda aplicar en su patria: Palestina. Así, asegura, ayudará a su gente generando un movimiento de resistencia pacífica a la ocupación militar israelí.

Vivien nació en Jerusalén, pero vivió toda su vida en Belén. A los 19 años se fue para Estados Unidos a estudiar Ciencias Políticas en la Universidad de Carolina del Este. Ahora está terminando su tesis, que le permitirá obtener un master en Estudios Internacionales y Antropología, objetivo que derivó en su visita a Uruguay. “Es sobre la vida de las mujeres en Belén y cómo la ocupación de Israel impacta sobre ellas. La gente de mi país perdió muchas de sus tierras agrícolas, pues Israel confiscó la mayoría para construir colonias, así como el muro del Apartheid” (ver recuadro).

La familia de Vivien posee una pequeña huerta en el jardín de su casa, en Belén, algo poco común. Ese ejemplo llevó a que en la joven germinara la idea de extender la experiencia. “Necesitamos producir la alimentación sin depender de Israel”.

La estudiante comenzó a averiguar ejemplos en Latinoamérica, donde la gente produce su alimentación en urbes. En Estados Unidos, un profesor de Agronomía le explicó que su deseo era posible. El docente era codirector de un convenio que la Universidad tiene con el Instituto Bio Uruguay, una organización de Tacuarembó que se dedica a la promoción de sistemas sustentables de producción.

De esa manera, Vivien decidió venir a aprender, e intenta crear un vínculo entre la asociación uruguaya y el Ahlam (“Sueños” en árabe), una organización sin fines de lucro que la joven creó para ayudar a la gente de Belén a producir sus alimentos.

—¿Con qué se encontró cuando llegó a Uruguay?

—Desde que llegué estuve siempre en Tacuarembó, en el campo, así que no puedo hablar en general, pero encontré muy buena gente, y mucha, mucha tierra. También gran pobreza. Sentí las mismas cosas que en Palestina: un sentimiento de… una mezcla de vergüenza con orgullo. Es raro. La gente tiene orgullo de ser uruguayo, pero al mismo tiempo tienen vergüenza de algunas cosas, cuando dicen ‘ah, eso no tenemos’ o ‘eso no podemos’. Encontré cosas muy buenas que hace Bio Uruguay para reencontrar el orgullo de pertenecer al campo. Sin tierra no tenemos civilización, no tenemos vida. Antes de venir leí sobre Tacuarembó y vi que estaba abandonado económicamente y pensé que tenemos, en cierta forma, la misma lucha.

—¿Algo la sorprendió?

—Sí; yo no sabía que la gente come tanta carne! Para mi es muy pesado. En Palestina comemos, pero poca porque es muy cara. Más bien tendemos a cocinar verdura. Por otra parte vi que Uruguay tiene muchas cosas en común con Palestina. Allá hay ocupación militar y acá también hay dependencia, en otra forma, pero hay colonización.

—¿Qué aprendió?

—Que es posible producir sin mucha tierra. Bio Uruguay tiene un programa para ayudar a merenderos a generar sus alimentos y ellos no tienen mucha tierra, pero logran producción suficiente para todos los niños. Y además, que no es necesario comprar semillas. Las comprás la primera vez, pero luego ya no.

—¿Se puede aplicar a Belén?

—Sí, ahora estoy más segura. En Bio Uruguay no se compran muchas cosas porque la leche es de la vaca, la verdura de la tierra; es un círculo. Y además de comer sin dependencia, es más sano, sin químicos. Es importante para encontrar confianza en nosotros mismos, conciencia de que podemos. Si tenemos suelo sano, tenemos sociedad sana.

ocupación

—La gente que encontró, ¿conoce la realidad de Palestina?

—No. Es triste que todos piensen que tenemos guerra. Tenemos ocupación militar israelí. Tampoco es un problema de religión. En Palestina hay musulmanes y cristianos. Además, hay muchos judíos que están contra la ocupación y trabajan para terminar con la injusticia.

—¿Piensa que el conflicto realmente puede terminar ahora?

—Ah; para mí es muy fácil terminarlo! De verdad. La causa del conflicto es la ocupación militar. Si Israel la termina, si hay justicia, si la gente puede viajar libre. Hoy los palestinos no podemos salir de Belén sin permiso de Israel. Cada uno tiene una tarjeta verde que significa que somos palestinos, nuestros autos tienen otro color de matrícula. Ahora tenemos un muro más alto que el de Berlín. Es una vida sin dignidad, llena de humillación. Hay veces que tenemos “toque de queda”. Hay mucha pobreza porque la gente no puede trabajar. Quienes estaban desocupados trabajan para construir el muro que los encierra a ellos mismos. Es muy triste: hacer tu propia prisión. Israel dice que precisa seguridad. Pero no hay seguridad ni paz sin justicia. Necesitamos preguntarnos por qué hay quienes están listos para morir. No hay esperanza. Si te sacan todo, ¿qué queda para perder? Cuando yo hice mi tesis, entrevisté a una mujer que vive en un campo de refugiados en Belén. Ella venía de una familia que perdió su casa con la guerra de 1948. Israel demolió su hogar tres veces, le mataron un hijo y tiene dos en prisión política. Ella junto a la familia que le queda viven en un gallinero. ¿Cómo puede, gente como ella, sentir que hay justicia en el mundo? Sin embargo, es una inspiración para mí porque tiene una pequeña huerta y comen de ahí. No creo en nacionalismos. A la mayoría no nos importa eso. Creo en los derechos humanos y no los tenemos. Y eso es responsabilidad de todo el mundo.

—¿Cómo cree que va a incidir el muro en el conflicto?

—Este muro, como todos, solo va a crear más gente enojada, más desesperanza y más problemas. Además, debido a su construcción Israel va a arrancar un millón de árboles de oliva, algo de lo que dependemos mucho en Palestina y que necesitan mucho tiempo para crecer.

—¿Cree que la retirada de los colonos judíos de Gaza fue un paso importante?

—Eso es una broma. ¿Dónde va la gente de Gaza? A otros lugares en Palestina. Israel todavía controla su agua, su aire, su frontera. Es mentira. Es una propaganda para decirle al mundo “mira que bueno es Sharon”.

—Vivía en Estados Unidos, un país que apoya tácitamente a Israel. ¿Cómo maneja eso?

—Sin el dinero de Estados Unidos no habría ocupación. Pero no creo en las generalizaciones, y allá también hay lucha de gente contra la pobreza o la injusticia. Pero en general, la vida tiene un nivel más alto. Muchos apoyan a Bush y creen que tienen el mejor gobierno. Son pocos los que se preguntan cómo tienen lo que tienen.

—Tiene la posibilidad de vivir en otro país, ¿por qué quiere volver a Palestina?

—Sí, yo tengo mucha suerte, puedo vivir en Estados Unidos si quiero. La gente en Belén me dice “eres loca, por qué quieres volver, no hay vida acá”. Pero mi mensaje a mi gente es que elijo quedarme en nuestra prisión porque creo en el valor de nuestra vida. No podría vivir en otro lugar con tranquilidad, teniendo conciencia y conocimiento de todo lo que está pasando.

Advertisements

About viviensansour

Vivien Sansour is a life style writer and photographer. She is capturing the stories of the farmers of the Palestine Fair Trade Association for the wider world. Vivien was Communications Manager/Life and Culture Specialist at The Institute for Middle East Understanding (IMEU) prior to joining Canaan. Vivien is an activist and organizer. She has been involved in social justice issues and organizing communities in Honduras, India, Uruguay, Palestine, Colombia, and the United States. She is frequently invited to participate in panels, shows, conferences, and civic events to speak about the Palestinian experience. Vivien has exhibited her work internationally in the United States, Europe, and Palestine. Vivien was co-founder and producer/writer for the Los Angeles based non- profit ImaginAction where she organized and led the wildly successful Olive Tree Circus to tour Palestine in 2008. The Olive Tree Circus used humor, play, music and art to help Palestinian farmers access their olive fields during the olive harvest. Vivien is a native of Beit Jala, Palestine where she grew up under Israeli military occupation. She has both a B.A. in Political Science with a minor in Theatre Arts, and an M.A. in International Studies with a focus in Anthropology from East Carolina University. She is interested in Agriculture as a form of resistance. In the Canaan Fair Trade spirit Vivien tells the stories of Insisting on Life. While she lives between Los Angeles and Jenin, Vivien dreams of having her own sustainable farm one day in her hometown of Beit Jala, Palestine.
This entry was posted in Articles & Interviews. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s